Las autoridades de la capital de Brasil se han movilizado para aumentar la seguridad en los edificios gubernamentales que fueron saqueados por miles de simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro en lo que el gobierno denunció como un ataque “antidemocrático”.

Las autoridades del distrito de Brasilia dijeron el lunes que más que duplicarían el despliegue de seguridad en la Explanada de los Ministerios y la Plaza de los Tres Poderes, áreas donde se concentra la presencia del gobierno.

La gobernadora interina del distrito, Celina Leao, también dijo a los periodistas que un batallón de la policía militar a cargo de la seguridad se incrementaría de 248 a 500 miembros de forma permanente para “la máxima tranquilidad”.

Los cambios se producen poco más de una semana después de que los partidarios de Bolsonaro irrumpieran en el Congreso, la Corte Suprema y el palacio presidencial de Brasil el 8 de enero en un esfuerzo por impugnar la nueva administración del presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

Lula y otros líderes del gobierno brasileño han denunciado el ataque, en el que los alborotadores destruyeron obras de arte y rompieron ventanas y muebles, como “actos terroristas y vandalismo criminal y golpista”.

El presidente de izquierda, que prestó juramento formal el 1 de enero, derrotó por poco a Bolsonaro en una segunda vuelta presidencial en octubre que fue vista como la elección más divisiva en la historia de la nación sudamericana.

Durante meses antes de la votación, Bolsonaro había afirmado falsamente que el sistema de votación electrónica de Brasil era vulnerable a un fraude generalizado, lo que generó preocupaciones de que el excapitán del ejército impugnaría los resultados.

Tras su derrota de octubre, Bolsonaro se negó a ceder y sus partidarios salieron a las calles, erigieron bloqueos y exigieron que se anularan los resultados de las elecciones. Muchos pidieron al ejército brasileño que interviniera para devolver al poder al líder de extrema derecha.

Bolsonaro, quien partió de Brasil hacia Estados Unidos pocos días antes de la investidura de Lula, ha negado las acusaciones de que ayudó a alimentar los disturbios en Brasilia. Después de los disturbios, tuiteó que la protesta pacífica es parte de la democracia, pero que el vandalismo y la invasión de edificios públicos son “excepciones a la regla”.

Aún así, la Corte Suprema del país acordó el viernes investigar a Bolsonaro por posible “instigación y autoría intelectual de los actos antidemocráticos que resultaron en vandalismo y violencia en Brasilia”.

“Los personajes públicos que continúan conspirando cobardemente contra la democracia tratando de establecer un estado de excepción serán responsabilizados”, dijo el juez Alexandre de Moraes, quien accedió a la solicitud de los fiscales federales para iniciar la investigación.

Moraes encabeza las investigaciones sobre los disturbios, que según las autoridades brasileñas se centrarán no solo en quienes participaron en el saqueo de los edificios gubernamentales, sino también en cualquiera que financió o ayudó a llevar a cabo los hechos.

El exministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Anderson Torres, quien estuvo a cargo de la seguridad en Brasilia durante la invasión de edificios gubernamentales la semana pasada, fue arrestado el sábado en relación con el ataque a la capital.

Si bien los cargos contra Torres no estuvieron disponibles de inmediato, Moraes acusó al aliado de Bolsonaro de “connivencia” y varias “omisiones” que contribuyeron al motín.

Torres regresó a Brasil el fin de semana para enfrentar las acusaciones, luego de pasar un tiempo en el estado estadounidense de Florida, donde permanece Bolsonaro. El gobierno brasileño había dicho que estaba preparado para solicitar la extradición de Torres si no se entregaba para ser interrogado.

Encontrar a los financiadores

Según la policía federal de Brasil, 1.159 personas de los más de 2.000 presuntos alborotadores detenidos inicialmente siguen bajo arresto. La oficina del fiscal público, por su parte, dijo que más de 800 han comparecido en la audiencia inicial de custodia.

La policía federal dijo que una persona había sido arrestada el lunes como resultado de una operación especial denominada “Ulysses”, que tiene como objetivo localizar a “personas investigadas por actos antidemocráticos después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales” en octubre, “así como como los hechos ocurridos el 8 de enero”.

No se proporcionaron detalles sobre la persona arrestada, dijo el departamento. Otros dos que enfrentan órdenes de arresto siguen prófugos.

Los agentes del Ulysses incautaron “teléfonos móviles, ordenadores y documentos diversos”, dijo la policía en un comunicado, así como pruebas “capaces de vincular a los sospechosos con la organización y dirección de los hechos”.

Citando a una docena de policías y funcionarios contra el lavado de dinero, la agencia de noticias Reuters también informó el lunes que se está utilizando un sistema de pagos administrado por el gobierno conocido como Pix para tratar de rastrear a los financiadores de los disturbios.

Lanzado en noviembre de 2020 y administrado por el banco central de Brasil, Pix es gratuito para las personas, lo que les permite transferir dinero instantáneamente a otros a través de aplicaciones de banca en línea.

Se ha convertido en un pilar financiero clave que sustenta el movimiento de negación de las elecciones de Bolsonaro, lo que permite a sus seguidores más fervientes financiar colectivamente medios de comunicación alternativos y manifestaciones de extrema derecha.

“Tenemos una línea de investigación segura y consistente centrada en el seguimiento de los movimientos financieros realizados a través de Pix”, dijo a Reuters un alto oficial de la policía federal involucrado en la investigación de disturbios.

“Se acabó el tiempo de los financistas”, dijo el oficial, quien habló bajo condición de anonimato para hablar sobre la investigación en curso.

Las transferencias de imágenes están cubiertas por las leyes de secreto bancario, y la policía solo puede acceder al historial de transacciones de un sospechoso con autorización judicial, dijo Reuters.

El banco central de Brasil dijo en un comunicado que “todas las operaciones de Pix son rastreables”, y agregó que “siempre trabaja en estrecha colaboración con las autoridades competentes en la investigación de cualquier delito que involucre al sistema financiero”.

Mientras tanto, el viceministro de Justicia de Brasil, Ricardo Cappelli, dijo a los periodistas el lunes que los investigadores también estaban tratando de determinar si había algún “profesional” entre los alborotadores, que clamaban por un golpe militar.

Delegado por el ejecutivo para hacerse cargo de la seguridad en Brasilia después de la violencia, Cappelli citó testimonios de “hombres… con conocimiento del terreno, tácticas de combate” entre los manifestantes.

Lula y su ministro de Justicia han dicho que es poco probable que los disturbios hayan ocurrido sin ayuda interna, incluso de las fuerzas de seguridad.

Source: https://www.aljazeera.com/news/2023/1/16/brazil-boosts-security-in-capital-as-riot-investigations-progress

Deja una Respuesta