El miércoles, Tucker Carlson preguntó a Donald Trump si Jeffrey Epstein se suicidó. Fue un momento potencialmente explosivo. Antes de verse reducido a presentar transmisiones en Twitter (lo siento, “X”), Carlson era la personalidad más importante de Fox News. Y le estaba pidiendo a un expresidente de Estados Unidos que opinara sobre si un rico traficante sexual, notoriamente relacionado con una larga serie de nombres famosos, incluido el propio Trump, podría haber sido asesinado para evitar que revelara los secretos de personas poderosas. ¿Cómo reaccionaría Trump?

Carlson: ¿Crees que Epstein se suicidó, sinceramente?

Trump: No lo sé. Diré que era un habitual en Palm Beach. . .

Trump continuó diciendo que Epstein probablemente se suicidó, antes de pasar a su tema favorito: su afirmación de haber ganado las elecciones de 2020. Ambos hombres fingieron cortésmente no saber que Carlson se había burlado de esa narrativa en mensajes de texto que hace mucho tiempo se hicieron públicos.

“Diré que era un habitual en Palm Beach” fue uno de los muchos momentos extraños de la entrevista de cuarenta y seis minutos que Trump concedió como alternativa a asistir al primer debate republicano. En general, Trump divagó y Carlson lo dejó. De vez en cuando, Carlson intentó inyectar un momento de dramatismo: preguntando sobre Epstein o presionando a Trump para que tomara en serio la idea de que “la izquierda” iba a asesinarlo o iniciar una guerra civil. Pero Trump nunca mordió el anzuelo.

Los amigos y partidarios de ambos hombres han pasado los últimos años retratándolos como populistas nerviosos, enemigos de la clase dominante y el complejo militar-industrial. Sin embargo, en la conversación del miércoles ninguno de los dos fingió ser nada más que lo que son: el ex director ejecutivo de un imperio mundial que intenta recuperar su trabajo y un payaso mediático cuyos dos objetivos eran crear momentos virales. y halagar a Trump.

Charlar con su bufón de la corte en lugar de asistir al debate en Milwaukee fue una decisión arrogante y antidemocrática, muy parecida a la decisión paralela del presidente Joe Biden de no debatir con sus rivales por la nominación demócrata. De manera deprimente, ahora parece que es posible que Biden y Trump ni siquiera debatan entre sí en las elecciones generales.

Al saltarse el debate, Trump simplemente estaba actuando como el político calculador que es, sabiendo que tiene una gran ventaja y no queriendo enfrentarse a otros candidatos en caso de que los votantes decidan que alguien más ganó. Salvaguardarse de ese proceso es difícil de conciliar con su imagen original de 2016 como un lanzador de bombas intrépido y sin filtros. Sin embargo, sobre el papel, su decisión de mantenerse alejado de Milwaukee podría haber tenido un toque populista, como: “En lugar de hacer un debate aburrido con un montón de charlatanes políticos, aquí está Trump sentado con su colega populista pacifista Tucker Carlson para una conversación real”.

Después de todo, ésta es la imagen que ambos hombres han cultivado cuidadosamente. En 2016, Trump se postuló como un tipo diferente de republicano, prometiendo no recortar las prestaciones sociales y demostrando una profunda preocupación por los trabajadores despedidos en lugares como Youngstown, Ohio. Y Carlson convenció a un lote de personas, incluso algunas que sintieron repugnancia por su demagogia sobre los inmigrantes, que él realmente se preocupaba por los trabajadores estadounidenses.

En realidad, Trump gobernó como un republicano normal, recortando impuestos para los ricos, debilitando las normas de seguridad en el lugar de trabajo, persiguiendo Medicaid y los cupones de alimentos, y llenando la Junta Nacional de Relaciones Laborales de acérrimos antisindicales. Los empleos que prometió que regresarían no lo hicieron. Fue presidente del 1 por ciento. Y la retórica populista de Carlson tampoco estuvo nunca a la altura de sus posiciones políticas cuando la cuestión salió a la luz. Cuando los dos se sentaron juntos el miércoles, las cuestiones económicas simplemente no estaban presentes.

Como ha señalado Branko Marcetic, los candidatos en Milwaukee fueron unánimes al pedir “recortar el gasto, eliminar los derechos sociales, reducir el gobierno, desmantelar los sindicatos y recortar los impuestos para los ricos, todo ello manteniendo la financiación actual para el caricaturescamente grande ejército estadounidense”. Si el favorito no está de acuerdo con alguna de esas prescripciones, las personas que vieron la transmisión en “X” no tuvieron la oportunidad de averiguarlo. Carlson no los mencionó.

¿Qué pasa con la otra mitad de la imagen “populista contra la guerra”: la mitad “contra la guerra”? Como candidato en 2016, Trump criticó retroactivamente la guerra de Irak y rebotó al azar entre notas aislacionistas y la promesa de “bombardear hasta el infierno” a los enemigos de Estados Unidos y torturar a los enemigos de Estados Unidos. familias de presuntos terroristas. Hasta donde sabemos, no cumplió su promesa familiar de torturar, pero su historial en el cargo estuvo mucho más cerca de la mitad belicista de su retórica de campaña que de la mitad pacifista. Trump duplicó la tasa de ataques con aviones no tripulados en Yemen, endureció las sanciones contra Cuba, rompió el acuerdo nuclear con Irán, asesinó al general iraní Qasem Soleimani y envió armamento pesado a Ucrania que Barack Obama había rechazado por considerarlo demasiado intensificador.

En su charla con Tucker, el único indicio real de alardear de algún tipo de historial pacifista se produjo cuando Trump se dio una palmadita en la espalda por reunirse con el líder norcoreano Kim Jong Un, evitando así, según dijo, una guerra nuclear. Pasó por alto el hecho de que de esas reuniones no surgió nada concreto. Ni Estados Unidos ni Corea del Norte se han comprometido siquiera a “no ser los primeros en utilizar” armas nucleares. E incluso mientras promociona este dudoso logro, Trump no pudo evitar recordar a la audiencia que estas reuniones, en el mejor de los casos, redujeron las tensiones que el mismo había aumentado. “La prensa dijo”, dijo Trump, adoptando la impresión de un periodista estirado, “Dijo cosas buenas sobre Kim Jong Un. Bueno, también dije cosas horribles… al principio”.

Incluso cuando criticaba a la CIA como parte de su crítica general a que el “Estado profundo” estuviera políticamente alineado en su contra, Trump sintió la necesidad de enfatizar que había utilizado a la CIA para matar a muchísima gente. Malo gente, insistió, peligroso gente, aunque vale la pena recordar que el resto de nosotros tenemos que confiar en su palabra, ya que no es como si al público en general se le permitiera ver las pruebas contra las víctimas de los asesinatos de la CIA.

Después de que Trump mencionara el asesinato de Soleimani, Carlson le recordó al expresidente que estaba compartiendo la gloria con la CIA por sus propios logros, algo que Trump nunca quiere hacer. El expresidente se corrigió rápidamente. “Realmente”, dijo, “éramos nosotros”.

Todo esto es sobre Trump. pasado Sin embargo, el militarismo. ¿Quizás planea ser más paloma si consigue un segundo mandato?

Repitió su afirmación de que apoyaría las negociaciones de paz en Ucrania. Esto sería un gran cambio dado el historial de Trump en el cargo, tanto en Ucrania en particular como en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia en general, pero supongo que es posible que cumpla su palabra si regresa al cargo. Eso espero.

Por otro lado, cuando se trata de (a) la política estadounidense en América Latina y (b) la otro En el conflicto de grandes potencias del mundo actual, el que enfrenta a Estados Unidos y China, el mensaje de Trump fue muy diferente. Él y Carlson hablaron sobre las acusaciones sobre bases militares chinas en Cuba y, ominosamente, ambos coincidieron en que esto no debería “permitirse”. Cabría preguntarse: ¿qué mecanismo emplearía una segunda administración Trump para rechazar ¿él? Ni él ni Carlson lo dijeron nunca.

Citando a funcionarios estadounidenses, el Wall Street Journal ha afirmado que China y Cuba han negociado la posibilidad de organizar un entrenamiento militar conjunto en la isla. Estados Unidos también ha alegado una “base de espionaje” china en Cuba. Carlson y Trump parecían ir más allá y sugirieron planes secretos para estacionar permanentemente tropas chinas en la isla.

Indignado, Tucker preguntó: “¿Por qué se le permite a China conducir el imperialismo en nuestro ¿hemisferio?” Presumiblemente, sólo a nosotros se nos debería permitir “dirigir el imperialismo” en lo que después de todo es “nuestro” hemisferio. Trump estuvo de acuerdo en que esto era escandaloso, dijo que era un problema “en toda América Latina” y no solo en Cuba, y comenzó a divagar sobre la historia del Canal de Panamá.

Por supuesto, Estados Unidos tiene una vasta red mundial de bases militares cuya existencia nadie niega. Algunos están tan cerca de China como lo está Cuba de Estados Unidos. Y ya sea que alguna vez tome o no la forma de una base militar china permanente, la motivación obvia de Cuba para la cooperación militar con China no es que sueñe con alguna rojo amanecer escenario en el que Cuba amenaza a Estados Unidos pero precisamente todo lo contrario.

Estados Unidos patrocinó una invasión a Cuba hace seis décadas en Bahía de Cochinos, y desde entonces ha mantenido sanciones económicas devastadoras, además de patrocinar el terrorismo en la isla. Por supuesto Cuba quiere un patrón de gran potencia que la ayude a protegerse contra futuras agresiones estadounidenses. Uno podría pensar que un par de “populistas pacifistas” querrían reducir la situación levantando el embargo estadounidense y completando el proceso iniciado por el presidente Obama para normalizar las relaciones con Cuba. Si les preocupan las bases, no hay razón para que la futura diplomacia entre Estados Unidos, Cuba y China no implique que Estados Unidos cierre algunas de sus bases en todo el mundo a cambio de poner fin a cualquier forma de cooperación de seguridad entre China y Cuba que considere objetable.

En cambio, intercalado con sus incoherentes reflexiones sobre todas las personas que fueron asesinadas por “el mosquito” en el proceso de construcción del Canal de Panamá (y lo atroz que le pareció que el presidente Jimmy Carter renunciara al control permanente de Estados Unidos sobre el canal), el presidente Trump señaló siniestramente que a los “exiliados” cubanos en el sur de Florida no les gustaría que Estados Unidos continuara permitiendo la cooperación militar chino-cubana porque “eso significa que nunca podrán regresar”.

¿Lo tengo? Antimilitarista A Tucker Carlson le preocupa que se viole el control exclusivo de Estados Unidos sobre “nuestro hemisferio”, y antimilitarista Donald Trump sueña con patrocinar una contrarrevolución en Cuba después de tomar alguna medida no especificada mediante la cual no “permitiría” bases chinas allí.

Si estas son las palomas, no necesitamos halcones.



Fuente: jacobin.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *