Fuente de la fotografía: Fiscalía | Contacto: [email protected]

Dejando a un lado la precaución, agarrando la ortiga y cualquier pequeña oportunidad, el líder de la oposición australiana, Peter Dutton, estaba encantado de dejar claro su punto de vista en el tumulto borboteante de la guerra entre Israel y Hamás. Los líderes de Israel, supuso, habían sido duramente perjudicados por los métodos entrometidos de la Corte Penal Internacional. Lo mejor para Australia, sugirió, es cortar los lazos con el organismo para mostrar su solidaridad con Israel.

Dutton se había mostrado muy en desacuerdo con el anuncio del 20 de mayo por parte del fiscal de la CPI, Karim AA Khan, de que se habían solicitado cinco órdenes de arresto en el contexto de la guerra entre Israel y Hamas. Entre ellos se encontraban el jefe de Hamás, Yahya Sinwar, el comandante en jefe de las Brigadas Al-Qassam, Mohammed Al-Masri, Ismail Haniyeh, el jefe del Buró Político de Hamás, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant.

La medida fue condenada rotundamente por el aliado más cercano de Israel, Estados Unidos. La declaración del presidente estadounidense Joe Biden calificó de “escandalosa” la inclusión de líderes israelíes. No había “ninguna equivalencia –ninguna– entre Israel y Hamás”. Los legisladores estadounidenses están debatiendo medidas para sancionar a los funcionarios de la CPI, mientras que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha prometido cooperar con la medida.

El Reino Unido también adoptó la misma nota: “No existe equivalencia moral entre un gobierno elegido democráticamente que ejerce su legítimo derecho a la autodefensa y las acciones de un grupo terrorista”, declaró el Primer Ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, durante una sesión de preguntas al Primer Ministro (PMQ). ) sesión en la Cámara de los Comunes. Cuando se le preguntó si, en caso de que se emitieran las órdenes, cumpliría con la CPI y arrestaría a las personas mencionadas, siguió una fría respuesta. “Cuando se trata de la CPI, este es un avance profundamente inútil… que por supuesto aún está sujeto a una decisión final”.

Australia, a pesar de ser un aliado cercano de Israel, ha adoptado una respuesta oficial un tanto confusa, más de tibia cautela que de profunda convicción. El Primer Ministro australiano, Anthony Albanese, consideró imprudente siquiera adoptar una postura formal. “No hago comentarios sobre los procesos judiciales en Australia, y mucho menos los procesos judiciales a nivel mundial, en los que Australia no es parte”, dijo a los periodistas.

A la luz de lo que parecía una chapuza, el Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio consideró apropiado emitir una declaración aclaratoria de que “no hay equivalencia entre Israel y Hamás”. El tesorero Jim Chalmers hizo lo mismo. “No hay equivalencia entre Hamás, la organización terrorista, e Israel, lo tenemos muy claro al condenar las acciones de Hamás el 7 de octubre, hemos dejado claro que queremos ver a los rehenes liberados y queremos que la respuesta israelí cumpla completamente con el derecho internacional humanitario”.

El homólogo de Albanese prefirió una fórmula más contundente, poniéndose firmemente del lado de Israel y poniéndose guantes contra la CPI y su “postura antisemita”. El Primer Ministro lo había “desechado”, mientras que su respuesta había empañado y dañado las “relaciones internacionales de Australia con naciones de ideas afines”. “La CPI”, insistió Dutton el 23 de mayo, “debería revertir su decisión y el primer ministro debería salir hoy a pedir eso en lugar de seguir escondido o seguir cavando un agujero más profundo”.

El diputado liberal de oposición y ex embajador de Australia en Israel, Dave Sharma, también opina que Australia examine “nuestras opciones y nuestra futura cooperación con el tribunal” si se emitieran las órdenes de arresto. Tragándose por completo el argumento convencional de que Israel estaba librando una guerra basada en principios, dijo a Sky News que todo lo que había visto “me indica que Israel está haciendo todo lo posible para cumplir con los principios del derecho internacional humanitario”.

Los oídos de los funcionarios israelíes se aguzaron como era debido. El Ministro de Asuntos Estratégicos de Israel y observador de su Gabinete de Guerra, Ron Dermer, estuvo encantado de escuchar las opiniones de Dutton. “No sabía que el jefe de la oposición había dicho eso”, dijo Dermer. 7.30“Lo aplaudo por hacerlo”.

En cierto sentido, Dutton y su colega conservador están expresando, con una honestidad brutal e involuntaria, la relación a veces problemática de Australia con el derecho internacional y los derechos humanos. A pesar de ser un entusiasta signatario y ratificador de convenciones, Canberra ha tendido a borrar su cuaderno a lo largo de los años en varios aspectos clave. Tomemos, por ejemplo, el descarado desprecio mostrado por las protecciones garantizadas por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Refugiados, evidenciado por su salvaje política de “devolver los barcos”, la creación de campos de concentración de violencia y tortura en sofocantes puestos avanzados del Pacífico y la violación del principio de no devolución.

En cuanto al tema del genocidio, los gobiernos australianos no tenían ganas de criminalizarlo internamente hasta 2002, a pesar de haber ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Genocidio en 1949. Y en cuanto a la propia CPI, el gobierno de Howard expresó cautela sobre lo que el organismo realmente significaría para los australianos. soberanía. A pesar de que finalmente ratificaron el Estatuto de Roma que establecía el tribunal, los escépticos resultaron ser un grupo quejoso. Como señaló el entonces ministro de Asuntos Exteriores en la sombra, Kevin Rudd, “John Howard no es ni Arthur ni Martha en el momento de la ratificación de la Corte Penal Internacional”.

Mientras se desempeñaba como ministro del Interior, Dutton prefirió tratar a su departamento como un anexo de ley y orden selectivos, indiferentes a los derechos y libertades del sujeto humano. Para él, organismos como la CPI existen como un molesto recordatorio de que los derechos humanos existen y deben ser objeto de protección, incluso a nivel internacional.

Source: https://www.counterpunch.org/2024/05/27/australias-anti-icc-lobby/



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *