¿Recuerdan que el Partido Republicano debe ser un “partido de la clase trabajadora” que ha rechazado la economía neoliberal? Es una afirmación plasmada en toda la marca del Partido Republicano desde las elecciones de 2020. Bueno, aparentemente los propios candidatos republicanos lo olvidaron, ya que el nuevo estado de ánimo económicamente populista centrado en la clase trabajadora que nos siguen diciendo que se ha apoderado del Partido Republicano no se encontró por ninguna parte en el debate presidencial republicano de anoche en Milwaukee.

Los candidatos recitaron más o menos lo que se esperaría de los políticos republicanos en cualquier otro tema, como que el cambio climático no es gran cosa, que los fiscales progresistas están haciendo que el crimen esté fuera de control y que el aborto debería ser básicamente imposible. La política económica tampoco vio sorpresas.

Estados Unidos “no puede tener éxito cuando el Congreso gasta billones y billones de dólares”, tronó el gobernador de Florida, Ron DeSantis. “No podemos quedarnos de brazos cruzados por más tiempo y permitir el tipo de gasto que está ocurriendo en Washington”, dijo Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey y chivo expiatorio de Donald Trump, poco después de alardear de recortar impuestos y deuda como gobernador. La querida del Tea Party y ex gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, atacó a los republicanos y a la administración de Donald Trump en particular como derrochadores salvajes que “añadieron 8 billones de dólares a nuestra deuda”, incluso en un momento comparó favorablemente a los demócratas con el Partido Republicano en términos de mantener un control sobre las asignaciones asignadas. . “Creo que es hora de que haya un contador en la Casa Blanca”, concluyó.

“Fui la primera persona en esta carrera en decir que tenemos que abordar los problemas de la deuda nacional a largo plazo”, dijo Mike Pence como si esa promesa fuera novedosa, prometiendo “restaurar la responsabilidad fiscal” y quejándose de que “ustedes Tengo gente en este escenario que ni siquiera habla de temas como la Seguridad Social y Medicare”, un guiño no tan sutil a la promesa del ex vicepresidente de recortar esos programas de prestaciones sociales. Esto fue en respuesta a una pregunta que, por cierto, comenzaba mencionando el aumento del costo de los alimentos.

El gigantesco recorte de impuestos de Trump de 2017 para los ricos ocupó un lugar destacado en el debate, pero no como foco de ataque por permitir que los más ricos entre los ricos paguen tasas más bajas que los estadounidenses de clase trabajadora y, finalmente, aumentar las tasas para las personas de ingresos bajos y medios. En cambio, los candidatos se pelearon entre sí para apegarse a esa carta de amor legislativa a los plutócratas (cuya firma el 22 de diciembre de 2017, dicho sea de paso, coincidió con quizás el peor período para el índice de aprobación de Trump), como cuando el senador de Carolina del Sur, Tim Scott, se atribuyó el mérito de la ley, y con razón, y Pence la planteó en respuesta, precisamente, a una pregunta sobre la delincuencia en las ciudades de Estados Unidos.

“Cuando sea presidente de Estados Unidos, en realidad vamos a recortar aún más los impuestos, vamos a extender esos recortes de impuestos”, prometió Pence, antes de lanzar la promesa de “cerrar el Departamento de Educación federal” por si acaso. .

En realidad, Pence fue uno de los cuatro candidatos en el escenario que se comprometieron a eliminar este departamento o, como dijo el multimillonario Vivek Ramaswamy, a “apagar la cabeza de la serpiente”. No se trataba sólo de reducir el gobierno; también se trataba, en palabras de Scott, de “romper el poder”.[ing] a espaldas de los sindicatos de docentes”, a quienes Christie llamó “la mayor amenaza para nuestro país”.

Pence tampoco fue el único que –en un momento en el que todo tipo de apoyo gubernamental vital ha desaparecido y los estadounidenses se han visto obligados a valerse por sí mismos frente a los crecientes costos– estaba apuntando al tamaño del gobierno. Haley se quejó de que Trump nos había “dejado con noventa millones de personas con Medicaid” y “cuarenta y dos millones de personas con cupones de alimentos” al firmar la Ley CARES en marzo de 2020. El exgobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, se jactaba de haber recortado las nóminas de empleados gubernamentales de su estado en 14 por ciento, antes de afirmar que, como presidente, “necesitamos a alguien que realmente pueda limitar el crecimiento del gobierno federal, que realmente pueda reducir su tamaño, y me he comprometido a reducir en un 10 por ciento nuestra fuerza laboral federal no relacionada con la defensa”.

Tomen nota de esa cláusula de “no defensa” que Hutchinson introdujo allí, porque todos los candidatos en ese escenario dejaron en claro que: ¿qué hay de nuevo? — Esta venta ambulante neoliberal del déficit y la oposición al “gran gobierno” no se aplicaban al gigantesco y despilfarrador ejército estadounidense. En cambio, los candidatos prometieron ser más agresivos militarmente contra una variedad de adversarios extranjeros, ya sea Rusia, China o los cárteles de la droga mexicanos al otro lado de la frontera, o los tres.

Así que repasemos lo que los candidatos republicanos se comprometieron a hacer como presidente en 2023: recortar el gasto, eliminar los derechos sociales, reducir el gobierno, acabar con los sindicatos y recortar los impuestos para los ricos, todo ello manteniendo la financiación actual para el caricaturescamente grande ejército estadounidense.

¿Qué es exactamente lo que debe ser nuevo o diferente en todo esto? Esto es lo mismo que los políticos republicanos han estado diciendo sobre economía desde los años de Ronald Reagan. Aún más absurdo es que lo estén haciendo a pesar de que las encuestas muestran que los votantes comunes del Partido Republicano han cambiado notablemente en temas como la protección de los derechos sociales y el aventurerismo imperial estadounidense en el extranjero desde esa época. Si se tratara de un grupo de demócratas que presentaran el mismo argumento, serían denunciados rápida y correctamente como traidores neoliberales y cómplices corporativos.

Sería marginalmente mejor si el establishment republicano mantuviera sus desagradables valores socialmente reaccionarios y al mismo tiempo rechazara su economía neoliberal y su política exterior ávida de guerra. Pero a pesar de que los políticos republicanos y los expertos alineados con ellos insistieron en que esto realmente está sucediendo, no hubo señales de ello en el escenario del debate. Este sigue siendo el mismo viejo Partido Republicano de Mitt Romney y George W. Bush.



Fuente: jacobin.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *