Fue uno de los ataques más atroces contra civiles palestinos de los últimos tiempos. Anoche, las fuerzas israelíes atacaron un campamento de tiendas de campaña que albergaba a personas desplazadas en una zona designada como segura en el norte de Rafah, matando al menos a cuarenta y cinco palestinos, la mayoría de ellos mujeres y niños, e hiriendo a cientos más.

Los informes de los medios muestran que Israel bombardeó el campamento donde los refugiados palestinos se refugiaban en tiendas de campaña con siete enormes bombas estadounidenses que pesaban dos mil libras cada una. Las tiendas de refugiados bombardeadas, marcadas como Bloque 2371, habían sido designadas por Israel como “zona segura” para civiles.

Imágenes de amplia circulación muestran una noche de horror indescriptible: cuerpos reducidos a cenizas, carbonizados y ennegrecidos hasta quedar irreconocibles; niños decapitados, decapitados y destrozados por las bombas estadounidenses; padres que abrazaban a sus hijos muertos y quemados y gritaban horrorizados; rescatistas sacando restos carbonizados de las tiendas de campaña en llamas; Las víctimas heridas fueron trasladadas al hospital con heridas horribles y espantosas. Imágenes aterradoras muestran a un hombre sosteniendo lo que parecía ser el cuerpo de un niño pequeño que había sido decapitado.

Citando a la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina (MLRP), la agencia de noticias palestina Wafa dijo que entre las víctimas había mujeres y niños, muchos de los cuales fueron “quemados vivos” dentro de sus tiendas. Un testigo residente que llegó al hospital kuwaití de Rafah relató: “Las tiendas de campaña se estaban derritiendo y los cuerpos de las personas también se estaban derritiendo”.

Un médico horrorizado que presenció la matanza dijo: En todos mis años de trabajo humanitario, nunca había presenciado algo tan bárbaro, tan atroz, tan inhumano. Estas imágenes me perseguirán para siempre. . . . Y manchará nuestra conciencia por la eternidad”.

La masacre de las tiendas de campaña de Rafah se produce días después de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenara a Israel que detuviera su ofensiva militar allí, y poco después de que la Corte Penal Internacional (CPI) dijera que estaba solicitando órdenes de arresto para líderes israelíes. En respuesta, Israel ha bombardeado Rafah con una brutalidad sin precedentes. Los observadores estiman que Israel ha bombardeado la ciudad de refugiados más de cien veces desde el fallo. Jeremy Corbyn, ex líder del Partido Laborista del Reino Unido, describió el bombardeo israelí del campo de Rafah como un “monstruoso fracaso de la humanidad”.

La masacre ha provocado una protesta mundial. La Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA) describió las imágenes de Rafah como otro testimonio más de que Gaza es “el infierno en la tierra”. El ex portavoz de la UNRWA, Chris Gunness, calificó la masacre como “el crimen de los crímenes”.

Médicos Sin Fronteras dijo estar “horrorizada” por el ataque, que “demuestra una vez más que ningún lugar es seguro”. El grupo humanitario ActionAid dijo que estaba “indignado y desconsolado” por el ataque “inhumano y bárbaro” al campo de Rafah: “Las imágenes de cuerpos quemados provenientes de nuestros socios son una cicatriz en el rostro de la humanidad y de la comunidad global, que hasta ahora no ha logrado proteger al pueblo de Gaza”. Llamando a actuar contra Israel, el relator especial de la ONU sobre el derecho a la vivienda escribió: “Atacar a mujeres y niños mientras se esconden en sus refugios en Rafah es una atrocidad monstruosa. Necesitamos una acción global concertada para detener las acciones de Israel ahora”.

Los líderes occidentales han expresado horror. Josep Borrell, jefe de política exterior de la UE, dijo que estaba “horrorizado por las noticias que llegan desde Rafah sobre los ataques israelíes que han matado a decenas de personas desplazadas, incluidos niños pequeños”, mientras que el presidente francés, Emanuel Macron, dijo que estaba “indignado por los ataques israelíes que han mató a muchas personas desplazadas en Rafah”. Pero no está claro de inmediato si esa “indignación” conduciría a sanciones europeas o cualquier otra acción que realmente pudiera obligar a Israel a detener la matanza.

Actualmente, Rafah alberga a 1,4 millones de palestinos desplazados, la mayoría de los cuales son mujeres y niños que se refugian en tiendas de campaña improvisadas. El ataque al campamento de tiendas de campaña en Tal as-Sultan se produjo poco después de que las fuerzas israelíes bombardearan refugios que albergaban a palestinos desplazados en Gaza, incluidos Jabalia, Nuseirat y la ciudad de Gaza, matando al menos a 160 palestinos. Hasta ahora, la guerra genocida de Israel contra Gaza ha causado más de treinta y seis mil víctimas, incluidos más de quince mil niños. Ha desplazado a casi dos millones de palestinos, la mayoría a Rafah, que ahora está siendo bombardeada sin piedad por Israel. Más de ochocientos mil palestinos han sido desplazados por la fuerza en Rafah desde la invasión terrestre de Israel.

En una flagrante violación de las normas internacionales y del derecho humanitario, Israel continúa actuando con total impunidad en Gaza, disfrutando de la complicidad occidental y envalentonado por el apoyo militar y diplomático incondicional de Estados Unidos. En medio de la indignación y la condena mundial, los líderes israelíes continúan pidiendo la aniquilación total de Gaza, y miles de israelíes han acudido a grupos de Telegram para celebrar las atrocidades de las Fuerzas de Defensa de Israel con imágenes de niños palestinos quemados.

Durante más de ocho meses, los palestinos en Gaza han estado compartiendo videos en vivo de sus ejecuciones diarias, suplicando al mundo que detenga la matanza. Pero la clase política occidental ha permanecido en silencio, hablando sólo para ofrecer tópicos sobre los derechos humanos y el derecho internacional, mientras se niega a frenar la barbarie desquiciada de Israel, y mucho menos a imponer sanciones a un Estado genocida que está tomando descaradamente represalias contra las sentencias del derecho internacional masacrando incluso más palestinos.

El baño de sangre de Israel en Rafah anoche marca un nuevo nadir en su salvajismo contra los palestinos. Cada día se cruza un nuevo umbral de maldad, y justo cuando pensábamos que no podíamos ver nada más atroz, Israel ha hundido mayores profundidades de salvajismo.



Fuente: jacobin.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *