Sabemos los sacrificios que sufrieron: algunos de ellos perdieron sus empleos. . . . Pero lo que más nos llamó la atención fue el hecho de que miembros del movimiento obrero a tantos miles de kilómetros de distancia sintieran este sentido de compromiso con la lucha contra la opresión racial en Sudáfrica.

Así describió Nelson Mandela a las valientes mujeres irlandesas de Dunnes Store en Dublín que terminaron en huelga durante tres años por negarse a manipular productos procedentes de la Sudáfrica del apartheid. La huelga comenzó después de que la dependienta Mary Manning fuera suspendida por negarse a empaquetar un pomelo, cumpliendo las instrucciones de su sindicato de no manipular productos sudafricanos. Sus compañeros se declararon en huelga en solidaridad. Durante tres años, estos trabajadores estuvieron en el piquete con sólo £21 a la semana. Algunos perdieron sus trabajos y sus hogares. Más tarde, Mandela le dijo al grupo de trabajadores que su postura le había ayudado a seguir adelante durante su estancia en prisión.

También en Gran Bretaña fue destacada la solidaridad internacional con quienes se resistían al apartheid. En 1990, cuarenta y tres sindicatos nacionales, incluidos todos los sindicatos importantes, estaban afiliados al movimiento contra el apartheid. La semana pasada destacamos un llamado a la solidaridad internacional emitido por Shaheer Saeed, secretario general de la Federación General Palestina de Sindicatos (PGFTU). Habló de cómo miles de trabajadores de Gaza habían sido detenidos por las fuerzas israelíes en condiciones degradantes e inhumanas, y pidió apoyo y solidaridad a los sindicatos internacionales.

El encarcelamiento injusto sin juicio también fue una característica del gobierno sudafricano de apartheid, y los sindicatos en el Reino Unido históricamente hicieron campaña por la liberación de los miembros sindicales en Sudáfrica y Namibia. La solidaridad también tuvo lugar a nivel local: los trabajadores del Servicio Nacional de Salud en Portsmouth se negaron a manipular suministros médicos sudafricanos, los trabajadores de Ford detuvieron la importación de camionetas y los periodistas de la International Publishing Corporation persuadieron a la gerencia para que rechazara los anuncios del gobierno sudafricano.

La rica tradición de solidaridad internacional y antiimperialismo dentro del movimiento sindical británico se extiende más allá del movimiento antiapartheid.

En 2003, dos maquinistas de Motherwell se negaron a mover un tren de carga que transportaba municiones que se creía estaban destinadas a las fuerzas británicas desplegadas en el Golfo. Los administradores ferroviarios cancelaron el servicio del Ministerio de Defensa después de que los tripulantes, descritos como “objetores de conciencia” por un partidario, dijeran que se oponían a la amenaza de Tony Blair de atacar Irak. Y a sólo diez millas de distancia, en la década de 1970, los delegados sindicales de una fábrica de Rolls Royce en East Kilbride se negaron a realizar reparaciones en aviones de combate pertenecientes a la fuerza aérea de Chile.

Y la solidaridad de los sindicatos británicos con los chilenos durante el golpe de Pinochet de 1973 fue mucho más amplia. Como destacó Owen Dowling en jacobino, “Los trabajadores de ingeniería en Newcastle, Rosyth, Glasgow y otros lugares también se negaron a trabajar en buques de guerra chilenos, mientras que los trabajadores portuarios en Liverpool, Newhaven y Hull boicotearon de diversas formas la manipulación de mercancías desde o para Chile. La decisión de seiscientos marineros desempleados de Liverpool de renunciar a trabajar a bordo de un carguero con destino a Chile, para defender la política de su sindicato nacional, fue celebrada en todo el movimiento de solidaridad”.

En medio del brutal ataque de Israel contra Gaza, una amplia coalición de más de treinta sindicatos palestinos ha hecho un llamado urgente a sus socios internacionales para que tomen medidas para detener las entregas de armas al ejército israelí. El llamamiento cita acciones anteriores exitosas de sindicatos en Italia, Sudáfrica y Estados Unidos, donde los trabajadores se negaron a manipular bienes y armas israelíes.

En mayo de 2021, un sindicato de trabajadores portuarios italianos se negó a cargar un cargamento de armas con destino a Israel. Los trabajadores, miembros de L’Unione Sindacale di Base (USB) en la ciudad de Livorno, dijeron que no cargarían el envío después de descubrir que estaba destinado al puerto israelí de Ashdod. “El puerto de Livorno no será cómplice de la masacre del pueblo palestino”, dijeron en un comunicado.

Más tarde esa semana, los trabajadores portuarios sudafricanos se negaron a descargar un barco israelí atracado en el puerto de Durban. El Sindicato Sudafricano de Trabajadores del Transporte y Afines (SATAWU) dijo que la decisión se produjo después de los llamamientos del PGFTU para negarse a descargar barcos y mercancías israelíes de mares y aeropuertos. Esta tampoco fue la primera vez. En 2009, mientras Israel bombardeaba Gaza, los miembros de SATAWU se negaron a descargar un barco israelí.

Yasmin, una sindicalista en Palestina que ayudó a coordinar el llamado a la solidaridad, dice que el movimiento sindical británico tiene un papel importante que desempeñar en la desactivación de la maquinaria de guerra de Israel. “Muchas de las armas que Israel está utilizando en Gaza se producen en fábricas de armas de todo el mundo. Muchos de ellos son transportados a través de puertos internacionales. Empresas como Elbit Systems, por ejemplo, pueden operar desde fábricas en el Reino Unido, Francia, Estados Unidos y otros lugares, así como empresas de armas con sede en diferentes países del mundo, enviando y vendiendo sus armas a Israel. Estas armas no son producidas por máquinas, estas armas son producidas por trabajadores, y muchos de ellos estarán en sindicatos”.

Si bien el llamado a la solidaridad se ha hecho a todas las “homólogos y personas de conciencia”, se centra particularmente en los sindicatos de industrias relevantes, pidiéndoles que se nieguen a fabricar o manejar armas destinadas a Israel y que hagan declaraciones públicas declarando su posición.

“Sindicatos como Unite y GMB tienen acuerdos de reconocimiento con empresas que venden armas a Israel como Babcock y Leonardo”, explica Yasmin. “Estos sindicatos pueden utilizar su fuerza y ​​utilizar a sus miembros que trabajan en estas empresas para facilitar cambios concretos sobre el terreno. En lugar de decir que quieren que Israel deje de bombardear a la población de Gaza, pueden impedir que las bombas lleguen a Israel en primer lugar. Así que los sindicatos tienen un papel importante que desempeñar en esto. Pueden negarse a fabricar armas, negarse a descargar armas de los camiones. Y negarnos a ser cómplices del genocidio”.

Si bien se centra en el comercio de armas, el llamamiento también exige acciones contra todas las “empresas involucradas en la implementación del brutal e ilegal asedio de Israel”, incluso aquellas que tengan contratos con instituciones de investigación y otros organismos. Además del llamado a la acción popular en los sindicatos, la declaración insta a los sindicatos a presionar a sus gobiernos para que introduzcan una prohibición formal de todo comercio militar con Israel. Samira Abdelalim, feminista palestina y activista sindical radicada en la ocupada y sitiada Franja de Gaza, dijo: “Hacemos un llamado a todos los trabajadores en todas partes para que pongan fin a la brutalidad practicada por Israel. Los trabajadores –especialmente aquellos en las fábricas de armas– deben recordar siempre que participan en la creación de herramientas que afectan el futuro del mundo”.

Haidar Eid, un sindicalista y activista palestino que también vive bajo los bombardeos en Gaza, destacó la urgencia del momento y destacó las nefastas consecuencias de la inacción: “Si el creciente número de muertos y heridos entre los civiles palestinos en Gaza no convence a la comunidad internacional Si se impone ahora un embargo militar al Israel del apartheid, el mundo será testigo del peor genocidio del siglo XXI. Ya es hora de que la comunidad internacional esté del lado correcto de la historia, como lo hizo contra el apartheid en Sudáfrica”.

Nadia Habash, miembro de la Asociación de Ingenieros del Centro de Jerusalén (uno de los sindicatos firmantes del llamamiento) explicó la esperanza que los palestinos estaban depositando en el movimiento sindical internacional: “Recurrimos al movimiento sindical mundial porque son los defensores del justicia, de verdad contra tiranía. Exigimos que alcen sus voces, actúen y presionen a sus gobiernos para obligar a la ocupación sionista a detener de inmediato la brutal guerra que ha desatado. Deben cesar inmediatamente la venta de armas que se utilizan para destruir hogares sobre las cabezas de niños, mujeres y ancianos”.


Más de 8.300 palestinos han muerto en Gaza en ataques israelíes desde el 7 de octubre. El 40 por ciento de ellos eran niños. Además de intensos bombardeos, Israel ha cortado el combustible, el agua y la electricidad. La respuesta de los dos principales partidos del Reino Unido ha sido de apoyo completo y total al Estado de Israel. Esto envalentonó a Israel para actuar con impunidad, dándole carta blanca para llevar a cabo su guerra genocida sin límites.

La colusión británica con los regímenes del apartheid no tiene precedentes, como tampoco lo son los movimientos de masas que han surgido en respuesta a esta complicidad. La Sudáfrica del apartheid no fue derrotada porque los políticos, aquí y en el extranjero, de repente desarrollaron una conciencia moral y decidieron que las vidas de los sudafricanos negros importan. Fue derrotado por masas de personas organizándose en sus comunidades. El movimiento sindical británico fue una parte clave de ese movimiento.

Una vez más, nuestros dos partidos principales no sólo son cómplices del apartheid: no están en sintonía con la opinión pública. Un abrumador 76 por ciento del público británico apoya un alto el fuego inmediato en Gaza, mientras que sólo un 8 por ciento está en contra. Y, sin embargo, los líderes tanto del Partido Conservador como del Partido Laborista se niegan a respaldar este llamamiento. Esta falta de democracia en nuestra política sólo subraya la necesidad de que los trabajadores británicos y sus sindicatos presten atención al llamado a la solidaridad de los sindicalistas palestinos.

Varios sindicatos, que representan a millones de trabajadores británicos, están haciendo precisamente esto. Muchos sindicalistas de alto nivel han hablado en manifestaciones de solidaridad con Palestina en las últimas semanas, y algunos sindicatos, como el Sindicato Nacional de Trabajadores Ferroviarios, Marítimos y del Transporte, han ido más allá y han pedido un embargo de armas.

Algunos también han tomado medidas directas. La semana pasada, 150 sindicalistas en Kent bloquearon las entradas de Instro Precision Ltd, una filial del fabricante de armas israelí Elbit Systems. El grupo de trabajadores, bajo la bandera de “Trabajadores por una Palestina libre”, celebrará una reunión en Londres el miércoles por la tarde junto con el Movimiento Juvenil Palestino para discutir cómo los trabajadores pueden atender el llamado a la acción de los sindicatos palestinos.

Los sindicatos palestinos finalizan su declaración conjunta con las siguientes palabras:

Les pedimos que hablen y actúen frente a la injusticia como lo han hecho históricamente los sindicatos. Hacemos este llamado con la convicción de que la lucha por la justicia y la liberación palestinas no es sólo una lucha determinada regional y globalmente. Es una palanca para la liberación de todos los pueblos desposeídos y explotados del mundo.

El movimiento sindical británico tiene una rica y orgullosa tradición de solidaridad internacional. La historia nos muestra que cuando quienes están en el poder nos fallan, podemos usar nuestra fuerza numérica para luchar por el cambio. Es hora de reavivar ese espíritu de lucha.



Fuente: jacobin.com



Deja una Respuesta