San Salvador
17 de febrero de 1980
Su excelencia
El presidente de los Estados Unidos
Sr. Jimmy Carter

Querido Señor Presidente:

En los últimos días han aparecido noticias en la prensa nacional que me preocupan mucho. Según los informes, su gobierno estudia la posibilidad de apoyo y asistencia económica y militar a la actual junta de gobierno.

Porque eres cristiano y porque has demostrado que quieres defender los derechos humanos, me atrevo a exponerte mi punto de vista pastoral sobre esta noticia y hacerte un pedido específico.

Me preocupa mucho la noticia de que el gobierno de los Estados Unidos está planeando impulsar la carrera armamentista de El Salvador enviando equipo militar y asesores para “entrenar a tres batallones salvadoreños en logística, comunicaciones e inteligencia”. Si esta información de los diarios es correcta, en lugar de promover una mayor justicia y paz en El Salvador, la contribución de su gobierno, sin duda, agudizará la injusticia y la represión ejercida contra el pueblo organizado, cuya lucha ha sido muchas veces por el respeto a sus derechos humanos más elementales.

La actual junta de gobierno y, en especial, las fuerzas armadas y de seguridad lamentablemente no han demostrado su capacidad para resolver en la práctica los graves problemas políticos y estructurales de la nación. En su mayoría, han recurrido a la violencia represiva, produciendo un total de muertos y heridos mucho mayor que bajo el régimen militar anterior, cuya sistemática violación de los derechos humanos fue denunciada por el Comité Interamericano de Derechos Humanos.

La forma brutal en que las fuerzas de seguridad desalojaron y asesinaron recientemente a los ocupantes de la sede del Partido Demócrata Cristiano, a pesar de que la junta y el partido aparentemente no autorizaron la operación, es un indicio de que la junta y los democratacristianos no gobiernan país, pero ese poder político está en manos de militares sin escrúpulos que sólo saben reprimir al pueblo y promover los intereses de la oligarquía salvadoreña.

Si es cierto que en noviembre pasado “un grupo de seis estadounidenses estuvieron en EI Salvador. . . proporcionando $200.000 en máscaras de gas y chalecos antibalas e instruyendo sobre su uso contra los manifestantes”, se le informa que es evidente desde entonces que las fuerzas de seguridad, con mayor protección personal y eficiencia, han reprimido aún más violentamente al pueblo utilizando armas mortíferas.

Por eso, dado que como salvadoreño y como arzobispo de la Arquidiócesis de San Salvador, tengo la obligación de hacer que la fe y la justicia reine en mi país, les pido, si de verdad quieren defender los derechos humanos:

  • prohibir la entrega de esta ayuda militar al gobierno salvadoreño;
  • Garantice que su gobierno no intervendrá directa o indirectamente con presiones militares, económicas, diplomáticas o de otra índole para determinar el destino del pueblo salvadoreño.

En estos momentos estamos viviendo una grave crisis económica y política en nuestro país, pero lo cierto es que cada vez más es el pueblo el que está despertando y organizándose y ha comenzado a prepararse para gestionar y ser responsable del futuro de El Salvador, ya que solo ellos son capaces de superar la crisis.

Sería injusto y deplorable que la intrusión de potencias extranjeras frustrara al pueblo salvadoreño, lo reprimiera y bloqueara sus decisiones autónomas sobre el rumbo económico y político que debe seguir nuestro país. Violaría un derecho que los obispos latinoamericanos reunidos en Puebla reconocimos públicamente cuando dijimos: “La legítima autodeterminación de nuestro pueblo que le permite organizarse según su propio genio y la marcha de su historia y cooperar en una nueva orden internacional” (Puebla, 505).

Espero que vuestros sentimientos religiosos y vuestros sentimientos por la defensa de los derechos humanos os muevan a aceptar mi petición, evitando con esta acción derramamiento de sangre peor en este sufrido país.

Atentamente,

Oscar A. Romero
Arzobispo



Fuente: jacobin.com



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *