Fuente de la fotografía: Daniel X. O’Neil – CC BY 2.0

Desde una celda de prisión en Moscú, en un artículo de opinión publicado en El Correo de Washington Donde es colaborador de Global Opinions, Vladimir Kara-Murza, un político ruso, exhortó recientemente (21/6/23) a Occidente a no negociar un acuerdo de paz con Putin porque esto sólo lo fortalecerá. “Occidente merece gran parte de la culpa por el ascenso de Putin al poder sin control”, afirma. No lo vuelvas a hacer, advierte.

¿Cómo es Occidente en parte responsable del ascenso de Putin? Kara-Murza nos recuerda los mayores ataques de Putin a la democracia durante los primeros tres años de su presidencia y señala que todos ellos fueron ignorados por los líderes occidentales. Los presidentes GW Bush y Obama lo elogiaron, y en 2003, año en que dejó de emitir la última estación independiente de Rusia, TVS, el primer ministro británico lo invitó a una fastuosa cena de estado.

Pero lo que surge del relato de Karr-Murza es mucho más complicado. La lista de Kara-Murza de los crímenes de Putin es un recordatorio del injusto sistema económico y legal que Putin heredó de su predecesor Boris Yeltsin, un sistema que fue creado según un plan del gobierno estadounidense.

Las acciones antidemocráticas que Kara-Murza destaca, todas ellas ocurridas entre 2000 y 2003, son estas:

–Los canales de televisión NTV, TV-6 y finalmente TVS, guardan silencio

–Mikhail Khodorkovsky, financiador de grupos de la sociedad civil y partidos de oposición que se enfrentó públicamente a Putin, es arrestado por cargos falsos.

–Las elecciones parlamentarias rusas (por primera vez desde el fin del régimen soviético) son consideradas “injustas” por los observadores internacionales.

El arresto de Jodorkovsky ocupa el segundo lugar en la lista de Kara-Murza, pero conviene abordarlo primero. Aunque no lo sabrías por su El Correo de Washington byline, Kara-Murza es el vicepresidente de la organización política Rusia Abierta, que fue fundada para defender la democracia y los derechos humanos y está financiada por… Khodorkovsky. (Su junta directiva alguna vez incluyó a Henry Kissinger).

Antes de las elecciones presidenciales rusas de 1996, parecía que Yeltsin perdería frente al candidato del Partido Comunista. Los trabajadores creían que habían sido engañados por el programa de privatización de Yeltsin, mientras que los banqueros fueron invitados a robar al gobierno. Para los trabajadores funcionó así: el gobierno distribuyó a todas las familias rusas vales de privatización para unas 15.000 empresas estatales (aunque las empresas más grandes, incluidas las de gas, petróleo y metales, no formaban parte de este programa). Algunos trabajadores no lo sabían. los valores (actuales) de las ganancias de estas empresas, mientras que otras no podían permitirse el lujo de esperar hasta que los precios de los bonos reflejaran estos valores. Aunque los trabajadores vendieron estos vales libremente, sintieron que se habían aprovechado de ellos. Para los banqueros, funcionaba así: cada departamento gubernamental depositaba su asignación de ingresos fiscales en uno de los bancos privados de Rusia, pagaba los honorarios de gestión de los bancos y cobraba poco o ningún interés sobre sus depósitos. Los bancos, por el contrario, ganaron entre un 20% y un 30%. real intereses sobre los préstamos que estaban haciendo. Pyotr Aven, director del Banco Alfa, explicó:

Para convertirse en millonario en nuestro país no es necesario en absoluto tener buena cabeza ni conocimientos especializados. A menudo basta con contar con el apoyo activo del gobierno, el parlamento, las estructuras de poder locales y los organismos encargados de hacer cumplir la ley. Un buen día, su insignificante banco recibe autorización, por ejemplo, para realizar operaciones con fondos presupuestarios. O se asignan cuotas generosamente. . . para la exportación de petróleo, madera y gas. En otras palabras, te nombran millonario.

¿Y Jodorkovsky? Su banco obtuvo fondos del gobierno para financiar la guerra contra Chechenia.

No es sorprendente que las cifras de aprobación del presidente Yeltsin cayeran a un solo dígito mientras los comunistas ganaban fuerza. Si ganaban los comunistas, los nuevos oligarcas perderían su botín. En Davos, Vladimir Gusinsky, propietario del banco MOST y de NTV, organizó a sus colegas banqueros y propietarios de medios, entre ellos Boris Berezovsky, propietario de TV-6 y del Canal 1 (51% público, pero a Berezovsky se le dio el control). , para proteger su gallina de los huevos de oro y aumentar su botín al mismo tiempo.

El plan, ideado en Davos, era el siguiente: los multimillonarios financiarían la campaña electoral de Yeltsin y sus estaciones de televisión, incluida la anteriormente crítica NTV, se alinearían detrás de él. Esto dejaría a Yeltsin como el único candidato con el dinero y el apoyo de los medios necesarios para postularse. El mayor temor de los magnates era que los comunistas recuperaran su dinero. La victoria de Yeltsin en sí misma habría sido un buen retorno de la inversión; pero querían y recibirían mucho más. Vladimir Potanin, el propietario del Oneksimbank, junto con Anatoly Chubais, el viceprimer ministro a cargo de la política económica, inventaron un plan de “préstamo por acciones”: cada uno de los magnates prestaría dinero al gobierno y el gobierno colocaría sus fondos más activos públicos valiosos, como el petróleo y los metales en bruto, como garantía. El gobierno dejaría de pagar los préstamos y los magnates se convertirían en los nuevos propietarios de estos activos. Oficialmente, los activos se subastaron al mejor postor. Pero el ganador de cada subasta y el precio de su oferta ganadora (una pequeña fracción del valor real del activo) habían sido acordados de antemano; no se permitió participar a ninguna empresa que no fuera parte del “pacto de Davos”.

¿Y Jodorkovsky? Él “ganó” el petróleo de Rusia.

Jodorkovsky destaca incluso entre los cleptócratas. Todos ellos robaron al pueblo ruso en su conjunto, pero él también robó a aquellos rusos que estaban directamente conectados con su compañía petrolera, Yukos. Los trabajadores fueron estafados con sus salarios. Los accionistas minoritarios y las autoridades tributarias fueron desplumados dos veces: una vez al informar precios del petróleo que Yukos vendió mucho más bajos que el precio real que recaudó, y luego otra vez al emitir nuevas acciones que Yukos vendió a compañías extraterritoriales por centavos de dólar.

Hay sospechas, pero no pruebas, de que Jodorkovsky estuviera involucrado, pero criticar a su empresa era peligroso e incluso podía resultar fatal. Según los economistas de Stanford, Harvard y la Universidad de Maryland que participaron en la privatización de Rusia, “[t]El alcalde de Nefteyugansk fue asesinado en junio de 1998, varias semanas después de exigir públicamente que Yuganksneftegaz (una de las principales filiales de Yukos) pagara sus impuestos y salarios atrasados. En marzo de 1999, el coche del jefe de otra compañía petrolera que había ganado un juicio de alto perfil contra Yukos fue volado cerca de su casa, mientras atacantes armados esperaban para acabar con cualquiera que sobreviviera a la bomba. Por casualidad no estaba dentro, pero sus guardaespaldas tuvieron menos suerte”.

¿Qué tiene esto que ver con Occidente? Todo. La afirmación de que lo que Rusia necesitaba después del fin del comunismo era una privatización rápida fue desarrollada y promovida por economistas de la Universidad de Harvard que fueron contratados por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para ayudar a Rusia. El economista Andrei Shleifer fue asesor personal de Chubais. (Fiel a su consejo de que Chubais promoviera intereses privados, Shleifer se llenó los bolsillos y Harvard lo respaldó).

También es importante comprender los otros puntos de la lista de Kara-Murza (el fin de TVS y las elecciones parlamentarias de 2003). TVS cerró porque tenía bajos ratings y no podía pagar los salarios de sus trabajadores. En cuanto a las elecciones, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, que las siguió, concluyó: “La Comisión Electoral Central merece crédito por la organización profesional de estas elecciones. Sin embargo, el proceso preelectoral se caracterizó por un uso extensivo del aparato estatal y el favoritismo de los medios de comunicación en beneficio del mayor partido pro-presidencial, lo que se reflejó en la apatía de los votantes”.

Todos estarían de acuerdo en que un partido gobernante no debería poder utilizar las estaciones de televisión públicas para promocionarse. Pero como dejaron claro las elecciones de 1996 (y como sabemos por nuestra propia experiencia), la respuesta no son las estaciones de televisión privadas. Lo que se necesita es una ley que exija financiación pública de las elecciones y cobertura no partidista por parte de todos los canales de televisión, ya sean públicos o privados. Incluso si la ley no se aplicara perfectamente, el sesgo no podría ser tan grande como lo fue cuando a las estaciones de televisión privadas se les permitió servir al interés propio de sus propietarios –sin control.

Hasta la guerra con Rusia, Ucrania escapó de las garras de los economistas antiobreros y partidarios de la privatización. Pero ha sido imposible para los trabajadores defenderse mientras estaban en primera línea. Esta vez los gurús económicos no son de Estados Unidos sino de Cambridge, Inglaterra. Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, estuvo entre quienes dieron la alarma contra una larga lista de leyes anti-trabajadores que Ucrania adoptó en 2022. Estas leyes prohíben los sindicatos en empresas que emplean a menos de 250 trabajadores: el 75% de los trabajadores. fuerza laboral, confiscar la propiedad de los sindicatos, eliminar la protección del derecho de sindicación y debilitar la protección de la seguridad y la salud. La lista sigue y sigue. Ya es bastante malo vivir una guerra; Los trabajadores ucranianos tampoco deberían tener que perder su derecho a sindicalizarse, las protecciones laborales y las industrias que poseen.

Occidente ya ha hecho suficiente daño a los trabajadores rusos y ucranianos. Lo mínimo que puede hacer ahora es impulsar una solución negociada de la guerra con Ucrania y dejar de interferir en las vidas políticas y económicas de Rusia y Ucrania. Los medios estadounidenses tienen la responsabilidad de comprender e informar plenamente sobre las complejidades.

Source: https://www.counterpunch.org/2023/07/20/the-washington-post-mouthpiece-for-a-kleptocrat/



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *