Las suites de hotel de lujo en Davos, una estación de esquí enclavada en los Alpes suizos, se llenaron con la élite empresarial y política mundial para el 53º Foro Económico Mundial (WEF) anual a fines de enero.

Se reportó cierto aire de inquietud entre los multimillonarios, ejecutivos, políticos, gerentes de instituciones financieras internacionales, economistas y académicos presentes. Klaus Schwab, el fundador del WEF, dijo a los periodistas antes de la conferencia que “las crisis económicas, ambientales, sociales y geopolíticas están convergiendo y fusionándose, creando un futuro extremadamente versátil e incierto”.

Ejecutar el sistema puede ser un poco más complicado que en años anteriores. Pero como queda claro en un informe reciente de Oxfam Internacional sobre la desigualdad en el mundo, publicado antes de la cumbre de Davos, la vida de los que están en la cima es positivamente alegre en comparación con la vida del resto de nosotros.

De hecho, la discrepancia entre las fortunas de los ricos y los pobres nunca ha sido más marcada. Incluso para los críticos experimentados del capitalismo, la estadística de titulares publicada por Oxfam deja boquiabiertos. De toda la nueva riqueza producida a nivel mundial desde 2020, dos tercios han ido a parar a los bolsillos del 1 por ciento más rico. Y los poderosos y los privilegiados acumulan más riqueza cada día: en promedio, se agregan US$ 2700 millones adicionales a las fortunas de los multimillonarios del mundo con cada rotación de la Tierra.

Las presiones inflacionarias que redujeron el nivel de vida de los trabajadores el año pasado dieron como resultado ganancias vertiginosas para las grandes empresas. Esto se convirtió en pagos récord a los accionistas y bonificaciones para los ejecutivos, que luego se convirtieron en aviones privados y superyates para los ricos. Es difícil tener una idea de cómo se ve esta cantidad de riqueza solo con referencias a estadísticas y cifras. Dé un paseo por los códigos postales más ricos de su ciudad para ver los nuevos y relucientes autos deportivos estacionados afuera de las mansiones. Las ventas de artículos de lujo como bolsos de diseñador y relojes Rolex están por las nubes.

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo pueden unas pocas personas acumular cantidades tan asombrosas de riqueza mientras la mayoría lucha para llegar a fin de mes? Marx tenía un término simple para explicar esto: explotación. Con esto se refería al proceso de extracción de valor por parte de los patrones de los trabajadores. La riqueza generada por quienes realizan el trabajo esencial para que el mundo funcione está controlada por los dueños de la industria: la clase capitalista. Una vez que ese valor se realiza por los productos del trabajo que se venden, solo una fracción de la riqueza va a quienes hicieron el trabajo.

Source: https://redflag.org.au/article/oxfam-report-reveals-staggering-inequality



Deja una Respuesta