Foto por Jorge Maya

Es una estrategia de marketing extraña para una industria atacar a sus propios consumidores.

Sin embargo, eso es lo que está haciendo la industria empacadora de carne monopólica, dirigida por conglomerados tan grandes como Tyson, Smithfield, JBS y Hormel, que controlan casi el 70 por ciento del mercado de carne de cerdo de Estados Unidos.

“Solo cállate y come tu tocino”, grita la industria.

El objetivo de su rabieta corporativa es el creciente movimiento de base de consumidores, defensores de los derechos de los animales, granjeros, chefs, minoristas y otros que están consternados y disgustados por la especulación de Big Pork con la crueldad animal.

“¡No es asunto tuyo!” gritan los ejecutivos, cabilderos, abogados y políticos a sueldo que dirigen el tortuoso sistema.

Pero grupos valientes como Humane Society se abrieron paso dentro de las fábricas de animales de la industria, filmando horrores masivos como miles de cerdas preñadas encerradas durante 16 semanas a la vez en jaulas de gestación tan pequeñas que los animales ni siquiera pueden darse la vuelta. En 2018, tales revelaciones llevaron al 60 por ciento de los votantes de California a aprobar una iniciativa electoral que prohibía el uso de las cajas inhumanas.

Agregando la estupidez plutocrática a su codicia, los magnates del cerdo demandaron a la gente de California. Sí, los especuladores de la carne de cerdo en realidad afirmaron que la democracia no debe interferir con las “prácticas comerciales sanas”.

No importa que pocos de nosotros, plebeyos no corporativos, consideremos que el sufrimiento animal es una buena práctica. Incluso la Corte Suprema, mimada por las corporaciones, amordazó la afirmación de la industria de que tiene el poder soberano de dictar qué tipo de chuletas de cerdo están disponibles para el público.

Este es un ejemplo de cómo el activismo de base importa de manera importante. Para mantenerse involucrado en este tema, visite humanesociety.org.

james torre alta es un columnista sindicado estadounidense, activista político progresista y autor.

Source: https://www.counterpunch.org/2023/06/02/a-surprising-win-for-animal-rightsand-democracy/



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *