En febrero de este año, la empresa Próspera, con sede en Delaware, presentó una demanda legal internacional exigiendo que el gobierno de Honduras le pagara 11.000 millones de dólares, una suma equivalente a aproximadamente dos tercios de su presupuesto nacional para 2022. El delito, según Próspera, fue la reciente ilegalización por parte del gobierno del plan de la empresa de operar una ciudad de gestión privada (con zonas económicas especiales y autonomía del gobierno central en cuestiones como impuestos, administración y seguridad) en la isla de Roatán.

Basado en una idea planteada por el ex economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, para emular el éxito de ciudades-estado como Hong Kong y Singapur, Próspera se lanzó en 2013 con el respaldo del entonces presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa.

Cuando la nueva presidenta Xiomara Castro emprendió la campaña electoral en 2021, prometió revisar el marco legislativo que permitía estas controvertidas excepciones, denunciándolas como una amenaza a la soberanía del país. Una vez que asumió el cargo a principios de 2022, su gobierno comenzó a tomar medidas en respuesta.

Por muy distópicos que fueran los propios planes de Próspera, el mecanismo que permite a la empresa demandar a una nación soberana es aún más preocupante. Este mecanismo es el sistema internacional de solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS).

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial, establecido a mediados de la década de 1960, es la principal institución y lugar para escuchar estos casos.

Este sistema permite a los inversores extranjeros eludir los tribunales locales y defender sus “derechos” en tribunales internacionales que normalmente están compuestos por tres árbitros profesionales (que pueden tener trabajos paralelos, como abogados y asesores de corporaciones). Determinan si los Estados han violado las protecciones a los inversores en virtud de tratados comerciales internacionales y otros documentos legales, como contratos, que contienen estas disposiciones.

Entre los casos anteriores se encuentran desafíos a la protección ambiental; legislación sobre salario mínimo; e impuestos que las empresas no quieren pagar. Sudáfrica incluso fue demandada por inversores mineros europeos por las políticas de empoderamiento económico de los negros posteriores al apartheid, diciendo que tales medidas habían efectivamente expropiado sus inversiones. (A través de ese caso, los inversores obtuvieron exenciones a esas políticas).

Una de las cosas más escalofriantes que encontramos mientras investigábamos nuestro libro reciente, Golpe silencioso: cómo las corporaciones derrocaron la democraciaAsí fue cómo, hace generaciones, se plantearon y advirtieron serias preguntas y preocupaciones sobre el CIADI del Banco Mundial y el sistema internacional de resolución de disputas entre inversores y Estados.

Honduras fue uno de los veintiún países en desarrollo, principalmente de América Latina, que votaron en contra de la creación del CIADI en las reuniones del Banco Mundial celebradas en Tokio en septiembre de 1964. El fundamento de ese voto, a veces recordado como “El No de Tokio”, es sorprendentemente similar a las críticas contemporáneas a este sistema. En una declaración de esas reuniones de 1964, un representante chileno explicó la oposición del grupo a la idea, diciendo que,

El nuevo sistema daría al inversor extranjero, en virtud de su condición de extranjero, el derecho de demandar a un Estado soberano fuera de su territorio nacional, prescindiendo de los tribunales de justicia. Esta disposición es contraria a los principios jurídicos aceptados en nuestro país y, de facto, conferiría un privilegio al inversor extranjero, colocando a los nacionales del país en cuestión en una posición de inferioridad.

Antes de esa reunión, el Banco Mundial había celebrado otras consultas regionales sobre su institución prevista para supervisar las disputas entre inversores y Estados. Encontramos registros de estos en Washington, DC y trajimos copias de ellos a Londres. Incluían reveladores resúmenes de reuniones en América Latina y también en Asia.

Por ejemplo, delegados de veinte países latinoamericanos se reunieron en febrero de 1964 en Santiago de Chile, donde el representante de Argentina “encontró grandes dificultades para aceptar el principio subyacente al proyecto de Convención” y “sintió que menoscabar la soberanía nacional no era un método aceptable para mejorar el clima de inversión”. El delegado de Brasil tampoco se mostró convencido de la idea de que “se concedería a los inversores extranjeros una posición jurídicamente privilegiada, en violación del principio de plena igualdad”.

Mientras tanto, en una reunión regional celebrada en Asia en abril de 1964, el representante de la India advirtió que “las propuestas en su forma actual otorgaban a los inversores derechos adicionales de alcance no especificado” sin decir nada sobre sus obligaciones. También parecía preocupado por el estrecho y limitado debate. A pesar de las insistencias en sentido contrario, no hubo debates nacionales o internacionales que sustentaran el establecimiento del sistema de solución de disputas entre inversionistas y Estados.

Algunos países en desarrollo llegaron incluso a resistirse al sistema de asentamientos desde el principio. Sin embargo, siguió adelante. Andreas Lowenfeld, un académico jurídico germano-estadounidense que participó en algunas de las discusiones de ese período, dijo más tarde: “Creo que esta fue la primera vez que se impulsó una resolución importante del Banco Mundial con tanta oposición”.

Hoy en día, los países, incluido Honduras, parecen tener pocas opciones buenas: facilitar el capital transnacional, incluso mediante la separación de sus territorios, leyes e independencia, o ser disciplinados por él. Que el Banco Mundial haya facilitado esto, bajo una misión oficial para poner fin a la pobreza global, sólo añade insulto a la herida.

El caso actual contra Honduras, aunque extremo, no es una sorpresa. Estaba advertido y ahora es un caso entre muchos a nivel mundial. Es sólo una de las últimas de las casi mil disputas presentadas contra países de todo el mundo ante el Banco Mundial.

Una de las funciones más aterradoras de este sistema es cómo encierra a los países en políticas y caminos que privilegian los negocios internacionales, aparentemente a cualquier costo. Honduras es uno de los últimos en decir que está considerando retirarse del sistema, pero hacerlo es mucho más fácil de decir que de hacer.

Esto se debe a que el acceso a este sistema legal internacional está consagrado en miles de acuerdos comerciales y de inversión bilaterales y multilaterales, repartidos por todo el mundo. Muchos de ellos tienen lo que se denominan “cláusulas de extinción” –o, lo que es más inquietante, “cláusulas zombis”– que significan que sus disposiciones pueden permanecer en vigor durante años, incluso décadas, después de que los propios tratados sean cancelados o retirados.

Si bien este sistema es poco conocido entre el público, hay subcampos enteros de las industrias legal y financiera que se han centrado en él.

Uno de los expertos de la industria con el que hablamos fue Luis Parada, quien estaba en el equipo de defensa del gobierno de El Salvador mientras enfrentaba un reclamo de una compañía minera multinacional que exigía el derecho a excavar sin importar nada. No había recibido permisos ni tampoco había demostrado que tenía derechos sobre toda la tierra que necesitaba para explotar.

Esperábamos que este abogado defendiera el caso del gobierno que representaba. Pero fue mucho más allá y criticó toda la industria en la que también trabajaba. “Digámoslo de esta manera”, nos dijo en un elegante edificio de oficinas a pocos pasos de la Casa Blanca y el Banco Mundial en Washington, DC, “ Si yo fuera presidente de un país, no estaría contento con que mi país fuera parte de este sistema”.

Para desmantelarlo, creía, se necesitaría “un amplio consenso de Estados decididos”. Los Estados lo crean y ellos “son los únicos que pueden solucionarlo”, pero sería difícil para cualquier país hacerlo solo. Se necesitaban muchos a la vez. “No he visto una masa crítica de Estados con la voluntad política [to tackle it], y mucho menos un consenso amplio”, dijo con pesar. “Pero todavía espero que suceda”.



Fuente: jacobin.com



Deja una Respuesta