Logotipo de envío de pueblos

Esta historia apareció originalmente en Despacho de pueblos el 10 de enero de 2023. Se comparte aquí con permiso.

El lunes 9 de enero, las fuerzas de seguridad peruanas reprimieron brutalmente una protesta antigubernamental en Juliaca, una ciudad en la región de Puno, en el sur de Perú, matando al menos a 17 manifestantes y dejando al menos a otros 68 gravemente heridos. Entre los muertos había al menos dos adolescentes.

Según informes de medios locales, policías y militares peruanos abrieron fuego contra miles de manifestantes que habían ocupado el aeropuerto de Juliaca como parte de las protestas a nivel nacional que exigían la liberación del expresidente de izquierda Pedro Castillo, la renuncia de la presidenta de facto Dina Boluarte, la disolución del Congreso unicameral dominado por la derecha, nuevas elecciones parlamentarias y una nueva constitución a través de una Asamblea Constituyente.

Esta fue la segunda masacre a manos de las fuerzas de seguridad peruanas en un mes de protestas sociales exigiendo cambios estructurales en el sistema político del país.

Las fotos y videos compartidos en las redes sociales mostraban a las víctimas sangrando por la cabeza, con heridas de perdigones en diferentes partes del cuerpo, personas cargando personas con heridas graves en la espalda y en sus vehículos para ayudarlos a llegar a los hospitales.

Esta fue la segunda masacre a manos de las fuerzas de seguridad peruanas en un mes de protestas sociales exigiendo cambios estructurales en el sistema político del país. El 15 de diciembre de 2022, las fuerzas de seguridad masacraron a diez personas e hirieron gravemente a otras 52 en Ayacucho, mientras intentaban desbloquear el aeropuerto local que estaba ocupado por residentes que protestaban.

Con las últimas víctimas, el número de muertos por la represión estatal de las protestas antigubernamentales aumentó a 46.

La Defensoría del Pueblo de Perú solicitó a las fuerzas de orden público que cumplan con los estándares internacionales en el uso de la fuerza contra las protestas e instó a la Fiscalía a realizar una investigación rápida sobre las muertes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenado la muerte de personas en Juliaca, e instó al Estado peruano a tomar medidas inmediatas para prevenir y sancionar el uso excesivo de la fuerza en las protestas sociales; y continuar generando mecanismos efectivos de diálogo para abordar la conflictividad social y prevenir la violencia. CIDH también Anunciado que enviaría otra delegación a Perú para visitar Lima y otras ciudades del miércoles al viernes para evaluar la situación.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Perú también expresado su “profunda preocupación por la escalada de violencia en Perú” y pidió la adopción de “medidas urgentes para prevenir más violencia y garantizar el respeto a los derechos humanos en el contexto de manifestaciones pacíficas”.

Desde el 4 de enero, decenas de miles de personas, principalmente de comunidades indígenas y campesinas, han estado saliendo a las calles y organizando cortes de ruta en diferentes puntos del país para manifestar su rechazo al gobierno de Boluarte, exigir el respeto a su voto y la restitución de sus cargos. presidente elegido democráticamente.

Castillo fue derrocado en un golpe legislativo llevado a cabo por el Congreso de mayoría opositora de derecha el 7 de diciembre, luego de que intentara disolver el Congreso y gobernar por decreto. Fue arrestado rápidamente luego de su despido por presuntamente “violar el orden constitucional”. El 15 de diciembre, la justicia peruana extendió a 18 meses la prisión preventiva de Castillo a pedido de la Fiscalía, que lo investiga por el delito de rebelión, entre otros.

Puno, Arequipa, Cusco y Tacna se encuentran entre las regiones donde se han producido protestas masivas contra el gobierno tras la reanudación de un paro nacional indefinido tras el receso de Año Nuevo.

Tras la masacre en Juliaca, las comunidades indígenas y campesinas junto con varios movimientos populares, organizaciones sociales, asociaciones estudiantiles y sindicatos llamaron a intensificar las acciones de protesta contra el gobierno de Boluarte y a una marcha a la capital Lima para exigir su renuncia. .

Por la noche, miles de personas se manifestaron en las calles y se organizaron cacerolazos en Arequipa, Apurímac, Cusco, Puno y San Miguel. A cacerolazo es una forma de protesta en la que los manifestantes hacen ruido golpeando utensilios.

La respuesta de Boluarte

Hablando en una conferencia de prensa de una reunión de “acuerdo nacional” el lunes con representantes de las regiones del país y varias instituciones políticas, Boluarte dijo que no entiende por qué la gente protesta. Dijo que no podía responder a todas las demandas de los manifestantes.

“Ya les expliqué que los cuatro puntos políticos no están en mis manos. Lo único que estaba en mis manos era el adelanto de elecciones, que ya lo hemos propuesto”, dijo Boluarte.

“Sra. Dina Boluarte, ¿cómo puedes seguir en el cargo y reclamar un ‘diálogo nacional’ al mismo tiempo que las ‘fuerzas del orden’ disparan a matar a nuestros compatriotas? ¡Renuncia ahora!”

Verónika Mendoza, ex candidata presidencial por el movimiento progresista Nuevo Perú

“La Asamblea Constituyente no pasa por las manos del Ejecutivo [president]. Si con ese pretexto están saliendo a la calle, los hermanos de las regiones donde hay hechos de violencia, se están engañando a sí mismos”, agregó.

Además, continuó criminalizando las protestas, sin disculparse por desatar una brutal represión.

“Lo que están pidiendo es un pretexto para seguir generando caos en las ciudades. En paz y orden todo se puede lograr, en medio de la violencia y el caos se complica más, se vuelve difícil”, dijo Boluarte.

crítica nacional

Mientras tanto, el manejo de las protestas por parte de la administración Boluarte fue ampliamente criticado por varios líderes políticos.

Vladimir Cerrón, líder progresista y fundador del partido Perú Libre que patrocinó la candidatura presidencial de Castillo en 2021, pidió la renuncia de Boluarte.

“¡Dina, deberías renunciar! Mientras más tiempo estés en el poder, peor será tu situación legal, si con 28 muertes tenías dudas y tienes un expediente fiscal que te investiga por esos delitos, con estas 12 muertes más te podrían mandar a prisión por décadas, mientras otros beneficio”, Cerrón tuiteó.

Con respecto a su respuesta de que no podía abordar las demandas clave de los manifestantes, Cerrón explicó cómo realmente puede hacerlo. “Hay dos caminos: 1. Un proyecto de ley del Ejecutivo al Legislativo, sin pasar por comisión por la urgencia del caso, el pueblo convocado fuera del Congreso y el pleno vota, y 2. Regresar a la Constitución de 1979 (artículo 307). ) y convoca a una Asamblea Constituyente”, dicho.

Verónika Mendoza, ex candidata presidencial por el movimiento progresista Nuevo Perú, también criticó la respuesta de Boluarte.

“¡Alto a la masacre en Puno! Ya son cerca de 40 los peruanos asesinados en menos de un mes de [a new] ¡gobierno! Señora Dina Boluarte, ¿cómo puede continuar en el cargo y reclamar un ‘diálogo nacional’ al mismo tiempo que las ‘fuerzas del orden’ disparan a matar a nuestros compatriotas? ¡Renuncia ahora!” tuiteó Mendoza.

“Dada la situación crítica que atravesamos, Dina Boluarte y el presidente del Congreso deben dejar sus cargos para que, con una nueva directiva del Congreso, se construya un gobierno de transición de la mano de una amplia plataforma social y política. organizaciones A partir de ahí habría que adelantar las elecciones al 2023 y un referéndum para consultar al pueblo si quiere o no que se convoque una nueva Constitución. A estas alturas todos deberíamos tener claro que la represión no soluciona nada, solo agudiza el conflicto”, dijo. agregado.

Source: https://therealnews.com/peruvian-security-forces-massacre-17-protesters-in-juliaca-puno

Deja una Respuesta