Ucrania ha comenzado el nuevo año con un gran ataque que mató a muchos soldados rusos en sus cuarteles y con una victoria defensiva: su fuerza aérea dijo que logró derribar todos los drones iraníes que Rusia lanzó contra la infraestructura ucraniana desde principios de año.

Ucrania lanzó seis cohetes de artillería contra un cuartel en Makiivka, en la región de Donetsk, utilizando su sistema HIMARS suministrado por Estados Unidos un par de minutos después del día de Año Nuevo.

Cuatro de los cohetes atravesaron las defensas aéreas, admitió el Ministerio de Defensa ruso, y alcanzaron su objetivo.

Rusia reconoció 63 muertes dos días después del ataque, y luego elevó ese número a 89.

Pero el video de los restos mostró que el cuartel temporal, una antigua escuela vocacional, había sido arrasado casi por completo, lo que sugiere que las bajas pueden ser mucho mayores y que puede llevar tiempo extraer los cuerpos.

Ucrania dijo que los soldados estaban alojados junto a un gran depósito de municiones, que detonó y se cobró la vida de unos 400 soldados rusos y 300 heridos.

El ataque causó furor entre los periodistas y legisladores militares rusos, quienes pidieron la renuncia de Denis Pushilin, el líder de la autoproclamada República Popular de Donetsk, aunque técnicamente no forma parte de la jerarquía militar rusa.

Las fuerzas del orden de Donetsk intentaron desviar la culpa sugiriendo que los propios soldados tenían la culpa de usar sus teléfonos móviles, lo que permitió que la vigilancia electrónica ucraniana los rastreara.

“Preliminarmente, la razón del golpe de HIMARS fue el uso activo de teléfonos móviles por parte de los [newly] llegó personal militar. El enemigo, utilizando el complejo de reconocimiento ECHELON, reveló la actividad de las comunicaciones celulares y la ubicación de los suscriptores”, dijo una fuente a la agencia de noticias Tass de Rusia.

El Ministerio de Defensa de Rusia adoptó esa explicación.

Ucrania dijo que también había obtenido cierto éxito sobre el terreno.

El general de brigada Oleksiy Gromov dijo que las fuerzas terrestres ucranianas habían avanzado 2,5 km (1,5 millas) hacia la ciudad ocupada de Kreminna en la región de Lugansk durante la última semana de 2022 y que seguían progresando.

Los analistas militares han opinado que si Ucrania recuperara Kreminna y Svatove, ambos a pocos kilómetros de la línea de contacto en Luhansk, podrían recorrer una sección de 40 km (25 millas) de territorio antes de llegar a la siguiente posición defensiva rusa natural en un contraofensiva similar a la que retomó gran parte de la región de Kharkiv en septiembre pasado.

“En caso de un avance … de las líneas defensivas de las fuerzas de ocupación rusas en la línea Svatove-Kreminna y, en consecuencia, la transferencia de hostilidades más cerca de la ciudad de Luhansk, una parte significativa de los militares de las unidades de la 2. Cuerpo de Ejército, especialmente entre los movilizados para territorios ocupados temporalmente, planea rendirse”, dijo Gromov.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo que Ucrania podría capturar Kreminna a principios de 2023.

El jefe de inteligencia militar de Ucrania, Kyrylo Budanov, le dijo a la BBC que las dos partes estaban en un punto muerto efectivo por ahora y que el hardware marcaría la diferencia.

“La situación está estancada”, dijo Budanov. “No podemos derrotarlos en todas las direcciones de manera integral. Ellos tampoco pueden… Estamos ansiosos por recibir nuevos suministros de armas y la llegada de armas más avanzadas”.

Rusia continúa campaña aérea

Rusia no estuvo inactiva el último día de 2022, golpeando a Ucrania con drones y misiles, aunque con una intensidad ligeramente reducida.

Ucrania dijo que derribó los 13 drones lanzados por Rusia y 12 de los 20 misiles de crucero. Ocho personas resultaron heridas cuando uno de los misiles impactó en un edificio residencial. Más drones iban a seguir durante la noche, y Ucrania declaró el 1 de enero que había derribado los 45 drones Shahed-136 que Rusia había enviado en la víspera de Año Nuevo.

Ucrania informó que derribó otros 39 drones lanzados el día de Año Nuevo.

Para el 2 de enero, Ucrania dijo que mantenía una tasa de destrucción del 100 por ciento contra drones enemigos, una tasa “nunca antes alcanzada”, según el portavoz de la fuerza aérea Yuri Ignat.

“Solo han pasado dos días desde el comienzo del año y la cantidad de drones iraníes derribados sobre Ucrania ya supera los 80”, dijo el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy en su video discurso nocturno el 2 de enero.

“Tenemos información de que Rusia está planeando un ataque duradero de los drones Shahed”, dijo. “Su apuesta podría estar en el agotamiento. Sobre el agotamiento de nuestra gente, nuestra defensa aérea, nuestra energía. Pero debemos y nos aseguraremos de que este objetivo terrorista fracase como todos los demás”.

Las defensas aéreas de Ucrania se han reforzado en las últimas semanas con al menos dos sistemas de defensa aérea NASAMS y uno IRIS-T. Pero incluso sin ellos, la fuerza aérea de Ucrania había comenzado a desarrollar contramedidas innovadoras que fueron efectivas contra drones y misiles de crucero, siendo estos últimos notoriamente difíciles de detener.

El 29 de diciembre, por ejemplo, funcionarios ucranianos informaron que sus fuerzas derribaron 54 de los 69 misiles de crucero lanzados por las fuerzas rusas y 11 de los 23 drones.

Ucrania también ha convertido en una prioridad recordar a Rusia que no es inmune a los ataques aéreos de largo alcance.

El 29 de diciembre Ucrania atacó con un dron la base aérea de Engels en territorio ruso, tres días después de causar allí tres muertos con un ataque similar. Engels alberga parte de la flota de bombarderos estratégicos de largo alcance de Rusia. Ucrania había matado a otros tres militares en las bases de Engels y Dyagilevo el 5 de diciembre.

El Ministerio de Defensa británico (MoD) dijo que Moscú “está luchando para contrarrestar las amenazas aéreas en lo profundo de Rusia”, con sistemas de defensa aérea como el Pantsir necesarios para proteger los cuarteles generales de campo avanzados en o cerca de Ucrania.

¿Quién tiene mayor poder de permanencia en armas y tropas?

Ha habido una discusión en curso entre los observadores militares sobre la capacidad de Rusia para generar potencia de fuego y mano de obra. Ucrania ha devastado ambos con ataques de precisión, como el de Makiivka, desde julio gracias a las entregas de sistemas de cohetes HIMARS.

El jefe de inteligencia militar ucraniano, Kyrylo Budanov, dijo que las fuerzas rusas estaban conservando los proyectiles de artillería, disparando entre 19.000 y 20.000 por día, una tasa menor en comparación con su historial anterior.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido estuvo de acuerdo en que “la escasez de municiones probablemente sigue siendo el factor limitante clave” para Rusia, que “era poco probable que haya aumentado su arsenal de municiones de artillería lo suficiente como para permitir operaciones ofensivas a gran escala”, dado que “incluso mantener operaciones defensivas a lo largo de su una larga línea de frente requiere un importante gasto diario de proyectiles y cohetes”.

Rusia ha estado comprando rondas de artillería de Bielorrusia y Corea del Norte para complementar las grandes pérdidas de depósitos de municiones cerca del frente.

Pero un funcionario ucraniano advirtió contra la autocomplacencia.

“Uno no debe subestimar el recurso de la Federación Rusa como estado en general. Quizás no sean capaces de conducir las hostilidades con la misma intensidad que antes, pero, lamentablemente, todavía tienen suficientes reservas y de ninguna manera pueden relajarse”, dijo la viceministra de Defensa, Hanna Malyar, en un teletón.

Mantener la mano de obra ha sido un desafío para ambas partes. Ucrania ha ordenado el servicio militar obligatorio desde los primeros días de la guerra, pero Rusia retrasó la movilización, una medida impopular, hasta septiembre y octubre, cuando reclutó a 300.000 hombres para la guerra.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que su reclutamiento regular de otoño había reclutado a 120.000 hombres en noviembre. El anuncio enfatizó que los reclutas no estaban destinados a Ucrania y recibirían cinco meses de entrenamiento en “armas modernas y equipo militar”.

“Los ciudadanos convocados para el servicio militar no participan en la operación militar especial en Ucrania, y los militares reclutados que han cumplido los términos establecidos del servicio militar son despedidos de manera oportuna y enviados a sus lugares de residencia”, dijo el ministerio.

El retraso en la movilización de tropas y las garantías de que no se enviarán reclutas de ciclo regular a Ucrania podrían ser signos de un creciente malestar con la guerra en Rusia.

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, puso en duda las garantías de Rusia y dijo que Rusia necesitaba tanta mano de obra que estaba a punto de declarar la ley marcial, cerrar sus fronteras a los hombres en edad de hacer el servicio militar y realizar una nueva movilización una semana más o menos en el nuevo año.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo en una entrevista que Moscú no aceptará un plan de paz propuesto por Zelenskyy a principios de noviembre, en la primera refutación oficial rusa de sus términos específicos.

El Kremlin rechaza las condiciones de que las tropas rusas se retiren a los límites de 1991, que Rusia pague reparaciones a Ucrania y que participe en un tribunal penal internacional en La Haya.

Source: https://www.aljazeera.com/news/2023/1/5/ukraine-attacks-russian-barracks-deflects-iranian-drones

Deja una Respuesta